• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • hongos
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Cómo decir adiós a los hongos en los pies

    Por desgracia, los pies son la parte de nuestro cuerpo a la que solo prestamos atención los meses calurosos, y no debería ser así.

    Hay que cuidarlos principalmente porque son nuestro apoyo y movilidad. Los hongos pueden propagarse y llegar a destrozar nuestras uñas. Este problema se denomina Onicomicosis, y puede hacer que nuestras uñas se agrieten y lleguemos a perderlas, aunque tiene cura es importante que los cuidemos.

    Los hongos pueden ser provocados por algunas lacas de uñas, calzado ajustado, nuestro estilo de vida o la falta de higiene.

    Este problema es difícil encontrarlo en niños y se da sobre todo en el dedo gordo y el pequeño, que suelen ser los más afectados.

    No se cura solo, por lo que cuanto antes acudamos a un experto, antes se solucionará el problema.

    ¿Cómo desaparecen los hongos de las uñas?

    Es importante que los pies no estén en un calzado cerrado y que no usemos medias ajustadas, ya que impiden una adecuada ventilación de los pies.

    Durante los tratamientos que nos hagamos no usaremos ni esmaltes ni uñas postizas.

    Las soluciones anti hongos nos ayudarán a que estos desaparezcan y comience la reconstrucción de las uñas.

    Los tipos más comunes de hongos desarrollan su infección dando a la uña gradualmente un color amarillo o marrón. Estas se vuelven más gruesas, se resquebrajan con mucha facilidad y en algunos casos puede llegar a caerse.

    Lo más aconsejable es consultar a un podólogo para que el diagnóstico sea el correcto. Si el problema es grave a veces se pueden llegar a suministrar medicamentos por vía oral. Para este tipo de problemas es conveniente que el paciente sea constante y tenga mucha paciencia, ya que no desaparecen de la noche a la mañana.

    Las uñas debido a su lento crecimiento pueden tardar hasta seis meses o más en volver a restablecerse completamente.