• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • cómo cuidar los pies si haces senderismo
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Cómo cuidar los pies si haces senderismo

    Los pies son de gran importancia en la práctica de senderismo y cuidar su salud facilita la conquista de los objetivos. ¿Cómo cuidar los pies si haces senderismo? 

    Con la llegada del buen tiempo son muchas personas las que se apuntan a hacer excursiones por el monte, travesías o rutas. Preparativos como el material imprescindible, la ropa más adecuada, la comida y la hidratación resultan fundamentales para llevar a buen término los objetivos marcados. Pero, ¿se le da la misma importancia a los pies? 

    Los pies son una estructura vital que sostiene el peso del organismo durante la mayoría de las horas del día y que, a menudo, no reciben la suficiente atención. No obstante, en la práctica deportiva hay que extremar sus cuidados y mantenerlos en buenas condiciones, ya que cualquier pequeña alteración puede provocar molestias que impidan calzarse las botas de nuevo, andar con comodidad o ser la causa de una lesión mayor.

    La higiene es una de las medidas indiscutibles que hay que tomar para cuidar los pies, junto con una buena hidratación. Sin embargo, hay otras que, aunque también imprescindibles, quedan un poco en el olvido.

    • Cortarse las uñas rectas y limar las esquinas.
    • Lavárselos cada día con jabón neutro y agua tibia en invierno y fría en verano.
    • Secarse meticulosamente, sobre todo, entre los dedos. Si no se llega bien, se puede utilizar el secador.
    • Aplicar crema hidratante en todo el pie, a excepción de las zonas interdigitales, ya que puede producir maceraciones.
    • Valorar la piel de los pies cada día, utilizando un espejo si es necesario, para alcanzar todas las partes.
    • No cortar durezas ni callosidades ni tampoco usar callicidas que pueden provocar quemaduras. Lo mejor es acudir al podólogo.

    El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos añade otros sencillos consejos para que la práctica deportiva no pase factura a los pies:

    • Evitar el baño con agua caliente antes de la práctica deportiva, ya que debilita la piel y la deja más vulnerable a efectos de presión y fricción, por lo que es más fácil que aparezcan flictenas o ampollas.
    • La formación de ampollas se minimizan usando dos calcetines sin costuras, de tejidos naturales y transpirables.
    • No estrenar el calzado el día de la actividad deportiva. Lo mejor es usarlo unos días antes con el calcetín habitual.

    No obstante, ante cualquier alteración en los pies, la recomendación es consultar a una clínica de podología como la nuestra. Somos expertos.