• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • dime qué pie tienes y te diré quién eres,
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Dime qué pie tienes y te diré quién eres

    Aunque muchas veces pensamos que los pies no son una parte importante, lo cierto es que es uno de las partes fundamentales de nuestro cuerpo, ya que soportan cada día nuestro peso, nos permiten desplazarnos y van allá donde vamos. Además, por si no lo sabías, no hay dos pies iguales, eso lo convierte en algo especial.

    Cada pie es único y tiene unas características propias que lo hacen diferente del resto. Pero, a lo largo de la historia, los pies han sido clasificados de muchas formas en función de su anatomía. Dime qué pie tienes y te diré quién eres.

    • Pie plano: poca altura o inexistente de la bóveda plantar.
    • Pie cavo: mucha altura de la bóveda plantar.
    • Pie normal: altura media de la bóveda plantar.

    Hoy, en Clínica Giménez, os vamos a mostrar dos clasificaciones para diferenciar los pies. La primera, y más común, se basa en el tamaño de los dedos, concretamente, de los dedos primero y segundo del pie y se relaciona con diferentes civilizaciones de la historia de la humanidad.  La segunda se clasifica según la longitud del primer metatarsiano.

    Según tamaño de los dedos

    • Pie egipcio. Son los pies que tienen el segundo dedo más corto que el primero. Es el más habitual, entre un 50-60% de las personas lo poseen. Los fabricantes de calzado siguen normalmente un patrón de este tipo para realizar las hormas de los zapatos, por lo que son las personas que les resulta más fácil encontrar un calzado correcto. Las personas con el pie egipcio son soñadoras, idealistas, impulsivas y con ánimo cambiante.
    • Pie griego. Son los pies que tienen el segundo dedo más largo que el primer dedo (hallux). Aproximadamente un 15% de la población tiene este tipo de pie. El principal problema puede venir cuando la longitud del segundo dedo es excesiva. En estas ocasiones, cabe la posibilidad de que el segundo dedo tienda a posicionarse “en garra” debido a la falta de espacio quedando comprimido contra la punta del zapato. Si tienes este tipo de pie te recomendamos escoger muy bien el tipo de calzado para evitar estos problemas.  Las personas que tienen un pie griego son activas, entusiastas, inteligentes y con mucha capacidad para el deporte y para liderar equipos.
    • Pie romano o pie cuadrado. Son los pies que tienen la misma longitud en el primer y segundo dedo. Son menos frecuentes y suelen ser pies más anchos, por lo que las personas que tienen este tipo de pie necesitan zapatos con hormas de mayor espacio a la hora de calzarse.  las personas con este tipo de pie no son nada impulsivas y huyen de tomar decisiones improvisadas. Son prácticas y resolutivas. Coherentes con sus principios, transmiten seguridad y son de fiar.