• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • esguinces de tobillo
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Cómo curar un esguince con los tratamientos podológicos

    Uno de los problemas frecuentes en las personas que practican a menudo algún tipo de deporte son las fracturas de esguinces. ¿Cómo podemos evitarlo? Desde Clínica Giménez aconsejamos algunos de los tratamientos podológicos para tal fin.

    Además, existen personas que son más propensas a la hora de sufrir esguinces, ya que con una simple torcedura ya le provoca uno. Si es así, es posible que tengas un problema de ligamentos, en concreto, en la zona donde tu pie hace que se mantenga con estabilidad.

    El dolor de un esguince de tobillo es intenso y con frecuencia impide que el individuo pueda trabajar o practicar su deporte durante un periodo variable de tiempo. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, los esguinces de tobillo en la mayoría de los casos curan rápidamente

    Una de las causas de los esguinces de tobillo es que algunos pacientes pisan y desgastan mucho el borde externo de su calzado (supinadores), por lo que tienen mayores probabilidades de sufrir esguinces de tobillo en su vida cotidiana. En estos casos, se recomienda observar siempre la suela del calzado por si detectáis algo similar, acudir al podólogo para tratar el problema.

    ¿Qué tratamiento podológico se podría aportar para evitar la repetición de la lesión por culpa de la laxitud de mis ligamentos?

    Los profesionales en podología pueden reconocer el problema clínicamente con una breve exploración para determinar el estado del ligamento mediante las pruebas complementarias que sean oportunas. Normalmente se suele realizar un estudio computerizado de la pisada para encontrar el origen del problema.

    En otros casos, también se suelen recomendar una tabla de ejercicios para trabajar la musculatura del tobillo, recuperar la fortaleza y flexibilidad de los ligamentos y así reducir la posibilidad de sufrir un esguince de tobillo.

    Un ejercicio simple que se suele hacer para comprobar el estado de los ligamentos de los tobillos es la de flexionar la pierna apoyando el peso del cuerpo en un solo pie.

    Existen otros elementos externos que también te ayudarán como son los vendajes funcionales o plantillas a medida que ayudarán a relajar la zona de conflicto.

    Múltiples estudios aseguran que con una acción fisioterapeútica temprana de movilización, fortalecimiento y trabajo de propiocepción, la recuperación del tobillo estaría asegurada. Con este tratamiento evitamos el conocido “esguince mal curado” o “el tobillo inestable”.

    Si eres una de las personas que con frecuencia sufre algún que otro esguince de tobillo, no dudes en acudir a nuestra clínica podológica para tratar el problema y conseguir resultados ópticos.