• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • plantillas pies
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • ¿Existen las plantillas personalizadas?

    El día a día hace que nuestros pies sufran, realizamos un sinfín de actividades que repercuten en nuestros pies. Tener los pies cansados es una de las molestias más comunes, especialmente para aquellos que pasan muchas horas de pie.

    Para esto nuestra Clínica tiene la solución, plantillas para pies cansados, que consiguen que tus pies se sientan bien todos los días.

    Las plantillas personalizadas no son exclusivas para profesionales como los deportistas, estas las puede utilizar cualquier persona que quiera aliviar su dolor día a día.

    Dado el ritmo de vida que llevamos es muy frecuente sufrir de pies cansados, algunas personas tienen mayor tendencia a sufrir dolor en los pies. Por este motivo, es muy importante analizar los de cada persona para que se ajuste a las necesidades (edad, peso y altura) de cada uno.

    Cada persona y cada pie necesita unas plantillas diferentes y esto es algo que solo un podólogo puede hacer.

    ¿Cómo funcionan?

    Independientemente de cuál sea tu calzado habitual, tus pies siempre van contigo, por lo que es fundamental mantenerlos sanos y en buen estado. Estas plantillas te ayudan a mejorar la comodidad, a repartir las presiones y a reducir el impacto sobre nuestros pies.

    Estas plantillas para pies cansados son recomendables para personas que sientan dolor en los pies y realizan poca actividad física. Estas distribuyen la carga de los pies y ayudan a alinear correctamente pies, rodilla y cadera.

    Desde el principio su uso consigue la corrección de una mala pisada, y una sensación de amortiguación y comodidad en los pies de nuestro paciente. Su finalidad es aliviar, prevenir y tratar cualquier dolencia relacionada con una mala pisada.

    Los síntomas se tienen sobre todo cuando el pie está en reposo y puede ser  ardor, pinchazos, calambres, sensación de adormecimiento y a nivel externo puedes estar inflamados, enrojecidos o en algunos casos, tener rozaduras de los zapatos.