• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • por qué me huelen mal los pies,
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • ¿Por qué me huelen mal los pies?

    Hoy queremos tratar de solucionar un pequeño problema que muchos podemos tener, el mal olor de pies. ¿Por qué me huelen mal los pies? 

    Entendemos que hacemos esta pregunta cuando tenemos una higiene corporal normal, que incluiría una ducha diaria. El mal olor de pies, sería una “roqueforización” o “enquesamiento” de la superfície cutánea de los pies.  Esto se produce por un exceso de sudoración, o hiperhidrosis. 

    La hiperhidrosis, como hemos comentado en otras ocasiones, es un exceso de sudoración que puede afectar a las manos, a las axilas, a la cara y a los pies, ya que son las zonas del cuerpo donde hay más cantidad de glándulas sudoríparas.

    La sudoración es un fenómeno fisiológico que mantiene la temperatura corporal eliminando el calor sobrante del cuerpo. En el cuerpo humano este mecanismo está regulado por el sistema nervioso autónomo, y más concretamente por el sistema simpático. En condiciones normales el sudor es una solución inodora que contiene cloruro de sodio, potasio, urea y lactato.

    Aunque existen un tipo de hiperhidrosis primaria, que es provocado por un inapropiado funcionamiento del sistema simpático y produce una sudoración desmesurada en determinadas zonas del cuerpo, generalmente el problema estará más en los hábitos de la persona, y serán más fácilmente solucionables. Estos pueden ser, el uso de calzado no transpirable, uso de calcetines de fibras no naturales, mala higiene, etc.

    Los pies con hiperhidrosis presentan una piel blanquecina, húmeda y de aspecto irregular.  Cuando la hiperhidrosis se acompaña de mal olor se denomina bromhidrosis. El mal olor se produce por la degradación del manto ácido, que es una barrera de protección natural de la piel. Así, las bacterias que normalmente habitan en nuestra piel,  sin esa barrera de protección que las mantiene a raya ganan la “batalla” y empiezan a proliferar alegremente, lo que provoca el mal olor de nuestros pies. En ocasiones estas bacterias llegan a provocar pequeños “cráteres” en la pie, lo que se denomina queratolisis punctacta.

     

     Fuente: https://www.sport.es