• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • La quiropodiologia
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Qué es la quiropodología

    La quiropodología es el tratamiento por el cual y mediante diversas técnicas manuales conseguimos rectificar y solucionar las alteraciones negativas que nuestros pies van adquiriendo con el tiempo.  Dentro de la quiropodia se encuadran los problemas más habituales de los pies y que pueden llegar a impedir las actividades del día a día, ya que pueden ser molestos y dolorosos en algunas ocasiones.

    Aún que no padezcamos ningún dolor es conveniente acudir al podólogo para realizar una revisión y así diagnosticar en caso necesario afecciones que podríamos sufrir antes de que estas desarrollen una sintomatología dolorosa.

    Además del diagnóstico, el podólogo también te aconsejará como debes cuidar los pies, incluyendo la higiene y la hidratación diaria que debemos realizar para mantenerlos en buen estado.

    Tratamientos de la quiropodología

    • Papilomas. Infecciones víricas que se manifiestan en la piel como callos o verrugas en el pie. Es contagioso por lo que es importante tratarlo lo antes posible.
    • Sudoración. Esto puede provocar en el pie afecciones como roces, pies fríos, problemas con el calzado, pie de atleta, infección por hongos en las uñas o mal olor.
    • Lesiones podológicas. Tratamiento de lesiones como tendinitis, fascitis plantar, talalgias, metatarsalgias o Neuroma de Morton mediantes infiltraciones.
    • Hongos. Provocados por sequedad, descamación, grietas, enrojecimiento y picor.
    • Durezas y Callos. Se forman por una afección de la piel que provoca el engrosamiento de la capa externa de la piel. El tratamiento más habitual consiste en eliminar estas durezas del pie mediante deslaminado.
    • Tratamiento de uñas. Puede ser por infecciones de las uñas por hongos, hematomas en las uñas, aumento del grosor de las uñas y uñas encarnadas o clavadas.

    Las quiropodiología no suele ser dolorosa, pero si lo fuese, el podólogo está capacitado para anestesiar las zonas más sensibles o doloridas.