• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • heridas en los pies- clinica de podologia gimenez
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • ¿Heridas en los pies?: Cómo se curan

    Son muchos los pacientes que acuden a la consulta podológica con alguna afección o herida en el pie que se le ha complicado por algún remedio casero, por no curárselo a tiempo o al fin y al cabo, por alguna práctica inadecuada.

    Es importante una correcta cura y desinfección de la zona para asegurar el buen estado del pie.

    Las heridas más frecuentes en los pies son aquellas producidas por el roce o por la presión del calzado que se lleva, como rozaduras o ampollas.

    Con el objetivo de evitar estas afecciones y heridas en el pie, deberás poner en práctica las siguientes recomendaciones para saber qué debes hacer con una herida en el pie.

    • Lo primero que hay que hacer es limpiarla con solución salina o con jabón, pero no presionando la herida, sino como si la estuviéramos acariciándola y secarla muy bien.
    • Aplicar un antiséptico oportuno y cubrirla con una gasa o un apósito estéril para evitar la contaminación y la posible infección de la herida.
    • Es importante evitar la humedad en el pie durante el tiempo de cicatrización de una herida.
    • Evitar aglomeraciones. Cuantas más personas tengamos a nuestro alrededor más posibilidades de que alguien nos pise y pueda complicarnos la cicatrización de una herida.
    • Usar calzado cómodo. La explicación resulta obvia, pero aún así son muchos los pacientes que aún teniendo una herida, siguen poniéndose algún tiempo de calzo incomodo, apretado o con tacón.
    • No caminar demasiado. Cuanto más caminemos, más nos sudará el pie y con más sudor más humedad, y como hemos explicado anteriormente, la humedad no es nada buena para la cicatrización de las heridas.

    ¿Cómo sabemos si la herida del pie se ha infectado?

    Se considera que se ha infectado cuando existen un nivel de microorganismos que invaden ese tejido. A nivel visual se distingue edema acompañado de picor, dolor, sensación de calor, e incluso la aparición de un pequeño sudado.

    Para estas situaciones, una de las recomendaciones opcionales es elegir un buen antiséptico que sea de amplio espectro, que tenga una gran actividad con las bacterias, esporas y hongos, que sea de rápido inicio y que tenga una acción duradera. Además no debe irritar la piel y debe de ser incoloro con el fin de evitar que las heridas queden enmascaradas y no se perciba una posible complicación en la evolución de la misma.

    Sin embargo, si observamos que la herida tiene un mal aspecto o que no se termina de curar, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica, donde la unidad de quiropodología realizará un tratamiento que recurre a diversas técnicas manuales, con las que solucionamos las heridas en los pies.