• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • rehabilitación de pies embarazada
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • 9 consejos para cuidados de pies en embarazadas

    ¿Es normal tener los pies y tobillos hinchados durante el embarazo? Es uno de las preguntas más frecuentes de las mamas durante su periodo de gestación. La respuesta es clara, si.

    Con la llegada del buen tiempo, la retención de líquidos y la subida de las temperaturas, sumado al último periodo de embarazo, son las causas que afectan especialmente a los pies de estas mujeres.

    Los problemas más comunes es el dolor y las molestias al caminar e incluso la dificultad de usar algún calzado, aunque este sea cómodo.

    Se trata de un edema y se debe al enlentecimiento del retorno venoso por la compresión de útero sobre la pelvis. Este trastorno puede ser particularmente severo en mujeres con embarazo múltiple o exceso de líquido amniótico. El edema además suele empeorar al final del día y durante los meses más calurosos.

    Desde Clínica Giménez, queremos daros algunos consejos para saber cómo debe ser el cuidado de los pies en mujeres embarazadas.

    • Es importante controlar el peso y que se encuentre dentro de los límites establecidos, por tanto debemos evitar el sedentarismo para activar la circulación. Aunque te sientas cansada, levántate, ya que no es muy aconsejable estar mucho tiempo sentada.
    • Dar largos paseos contribuirá a mejorar la circulación y por tanto a bajar el hinchazón, siempre y cuando se siga unas pautas que ayudará a no agotarse demasiado. Estos paseos son muy beneficiosos sobre todo si estás a la orilla del mar, pero si estás en la ciudad podemos optar por un parque.
    • Se debe intentar mantener una postura con las piernas elevadas evitando cualquier compresión excesiva, ya sea calcetines o ropa ajustada.
    • Realizar ejercicio moderado diariamente durante 20 / 30 minutos favorecerá la circulación sanguínea y la hinchazón disminuirá.
    • Evitar largas exposiciones en lugares donde haga mucho calor. Mantener la temperatura corporal fresca será de gran ayuda para evitar la hinchazón de los pies.
    • Es recomendable beber mucha agua; aunque parezca contraproducente eso hará que el cuerpo retenga menos líquidos.
    • Es necesario hidratar los pies a diario, para ello es recomendable guardar la crema hidratante en el frigorífico o usar cremas de efecto frío porque los mantendrán frescos y activarán la circulación.
    • Eliminar las durezas acudiendo periódicamente al podólogo y exfoliándolos dos veces por semana con una lima o piedra pómez. Si no llegas bien a los pies, no intentes hacerte la pedicura, puesto que dañarán las uñas y podrás tener problemas en un futuro.
    • Al acabar el día, un masaje en los pies y baños de contraste frío y calor serán los mejores aliados para acabar la jornada.

     

    Si sigues estas pautas para el cuidado de tus pies durante los meses de embarazo y no reducen los daños y molestias, no dudes en acudir a nuestra clínica de podología.