• DESDE 1935

  • Facebook Twitter Google Plus Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • verrugas plantares
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Verrugas plantares, ¿Qué son? ¿Se pegan?

    Son un tipo de verrugas que salen en la planta de los pies o en los dedos, pero como pisamos sobre ellas se quedan aplanadas. Son más frecuentes en niños y adolescentes que en adultos.

    También tienden a salir en las personas que tienen las defensas bajas, ya que eso favorece la proliferación circunscrita de este tipo de patógeno.

    Están causadas por el virus del papiloma humano (VPH), por eso el contagio se da por el contacto piel con piel. Hay muchos tipos de VPH, y el tipo 1 infecta preferentemente las plantas, causando los llamados papilomas.

    Muchas veces su presencia puede ser confundida con una callosidad, pero no tienen nada que ver, la callosidad se produce exclusivamente en zonas de presión y el papiloma puede aparecer indistintamente en puntos donde no se reciba ninguna carga.

    ¿Cómo se tratan?

    Es conveniente que acudamos al podólogo ya que este dispone de los conocimientos y herramientas necesarias para realizar un diagnóstico diferencial.

    Su desarrollo se da en un espacio breve de tiempo. El tratamiento tiene como objetivo eliminar las verrugas, aunque es imposible determinar con seguridad la destrucción del virus, por lo que en algunos casos, aunque en pocos, existe el riesgo de que vuelvan a salir.

    El tratamiento es largo, desde semanas hasta meses. Una vez que se ha curado el papiloma, éste puede volver a salir pero porque lo que hemos eliminado ha sido la verruga, pero no el virus subyacente.

    Entre los tratamientos más habituales esta la crioterapia o nitrógeno líquido que se hace en consulta y puede ser un poco doloroso; productos antiverrugas o preparados con ácido salicílico, que no es doloroso pero es más lento, aunque igual de efectivo que la crioterapia; y la cirugía, aunque es raro utilizarla en las plantas de los pies ya que las cicatrices pueden ser dolorosas a largo plazo, por lo que suele evitarse este procedimiento.