• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • Como elegir unas sandalias cómodas
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • ¿Cómo elegir unas sandalias cómodas?

    Optar por un calzado u otro en verano es una decisión muy importante de cara a lograr la comodidad que buscamos en nuestros pies, pero entre los calzados que solemos considerar más cómodos, como sucede con las sandalias, hay diferentes tipos que nos afectarán de una forma u otra a la comodidad y a la posición de nuestro pie. Por ello, desde Clínica Podológica Giménez Agrela queremos explicarte algunos trucos sobre cómo elegir unas sandalias cómodas para este verano a través de las principales características que debe tener una sandalia para ofrecernos comodidad.

    En primer lugar, una sandalia debe tener una horma ancha, con buenos volúmenes internos, de cara a ofrecer libertad a los dedos y no oprimirlos. Por esto hay que evitar costuras interiores y encontrar la horma que mejor se adapte a nuestro pie, recurriendo en muchos casos a marcas conocidas y que nos hayan ofrecido resultados de calidad.

    Los materiales con los que esté fabricada la sandalia que elijamos es un detalle de importancia, dado que nos ofrecerán una idónea transpiración y la fácil adaptación del pie a la sandalia. Es habitual usar pieles tanto en el interior como en el exterior, pero son de especial importancia en los forros internos. Esto cobra importancia en verano, donde debemos vigilar los materiales de la sandalia para no dañar nuestro pie descalzo.
    Las plantas en las que se apoya nuestro pie son fundamentales, pues mejoran la comodidad al pisar y cuanta mejor anatomía tengan, más confort proporcionarán. Por otro lado, si usamos plantillas ortopédicas, es importante que la planta de la sandalia sea extraíble para poder sustituirla.
    El diseño de la sandalia también tiene una gran importancia en relación al confort que ofrece, puesto que de su diseño dependerá que ésta se acople directamente al pie y no ofrezca molestias. Modelos con palas subidas con gomas elásticas que se ajusten y no presionen son una buena opción, así como los modelos con velcro.

    Por último, debemos tener en cuenta el piso de la sandalia, dado que es la parte que amortigua el golpe contra el suelo, razón por la que recomendamos que uses pisos de poliuretano, pisos microporosos y gomas aligeradas.