DESDE 1935


consejos para los pies de los esquiadores,

Ll√°manos

91 367 00 71

Consejos para los pies de los esquiadores

El esqu√≠ y las condiciones que rodean la pr√°ctica de este deporte, requieren una preparaci√≥n previa y una adaptaci√≥n que el esquiador debe tener en cuenta, incluso, antes de acudir a las pistas. Por ello, hoy, desde Cl√≠nica Gim√©nez, se√Īalamos algunos consejos para los pies de los esquiadores.

Los pod√≥logos explican que el pie act√ļa como la base de nuestro cuerpo en el momento del ejercicio f√≠sico y soporta¬†nuestro peso y la fuerza que genera el movimiento, por lo que debemos destacar que tratar el pie adecuadamente¬†ayudar√° a evitar problemas, heridas o dolor.

A continuación, damos una serie de consejos para los pies de los esquiadores, los cuales debemos tener en cuenta.

Por un lado, debemos resaltar la importancia de la decisión en la elección de la bota de esquí ya que son la fijación de nuestro cuerpo con los esquís por lo que deben de sujetar a la perfección con el fin de evitar posibles lesiones. Ademas, debemos tener en cuenta que las botas de esquí no se corresponden con la talla del calzado actual. La elección de la bota requiere tener presente el nivel de esquí que se tenga, la talla y la horma del pie. las botas deben adaptarse a la forma de nuestro pie y a los cambios de volumen que sufren los pies como consecuencia de la temperatura, por lo que se recomienda reabrocharlas cada cierto tiempo.

Otro de los consejos hace referencia a la necesidad de apretar los ganchos para que no queden sueltos y flexionar varias veces las rodillas hacia adelante para ver si la bota se dobla o no. Si la flexión es buena, tiene que poder imaginar una línea vertical desde la punta de los dedos de los pies hasta las rodillas.

En el caso de usar plantillas se recomienda llevarlas también para la práctica del esquí, como también el uso de calcetines térmicos que mantengan el calor pero que faciliten la transpiración.

Las heridas más habituales que puede presentar el pie del esquiador se relacionan con la postura. La posición básica para esquiar consiste en flexionar parcialmente los tobillos y los esquiadores que fuercen o no estén acostumbrados a tal posición, pueden presentar heridas en los tobillos después de practicar esquí. También son habituales ampollas y rozaduras en zonas de presión con la bota, sobretodo en la zona del contrafuerte o talón.

Lo más importante es mantener una hidratación correcta del pie. Una piel cuidada e hidratada siempre va a tener una elasticidad mayor y una resistencia superior.