• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • beneficios de la cirugía de mínima invasión
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Cuáles son los beneficios de la cirugía de invasión mínima

    Hay enfermedades progresivas y algo complicadas como son los juanetes o los dedos en garra, por ejemplo, que aunque resulten antiestéticos, son patologías dolorosas que pueden hacer que el caminar se convierta en tu peor pesadilla.

    Afortunadamente, existen técnicas que ayudan a solucionarlo, como es el caso de la cirugía de invasión mínima. Hoy, en Clínica Giménez, vamos a explicar cuáles son los beneficios de la cirugía de invasión mínima para que no tengas duda en realizartelo.

    Los podólogos y médicos especializados en la cirugía del pie son los profesionales indicados para atender los problemas de juanetes y dedos en garra.

    Los correctores pueden resultar una ayuda temporal o aliviar el dolor, pero no curan estas deformidades. La técnica de incisión mínima ha resultado ser la más beneficiosa para una recuperación total de los juanetes y dedos en garra, con un escaso dolor postoperatorio.

    Como no se aplica anestesia general, sino de manera local, el paciente puede salir caminando por sus propios medios después de la cirugía. El tiempo de recuperación es de 1 a 5 semanas, dependiendo del procedimiento utilizado.

    En Clínica Giménez en Madrid, el tratamiento que utilizamos para los dedos en garra es mediante la aplicación de técnicas de invasión mínima que corrigen las deformaciones del pie. Este tratamiento  consiste en una cirugía ambulatoria con anestesia local y el procedimiento médico incluye una incisión de apenas 2 milímetros, sin introducción de cuerpos extraños ni agujas, lo que permite una rápida cicatrización.

    Los dedos en garra y los dedos en martillo son deformidades con las que los dedos del pie se van arqueando hasta volverse rígidos y con luxación evidente de la articulación, pareciéndose a la garra de un animal o un martillo levantado. El problema de no acudir a tiempo es que la rigidez y deformidad se vuelven permanentes, causando laceraciones, callosidades o bursitis por el roce y presión de los zapatos.

    Tanto en los juanetes como en los dedos en garra, la cirugía de invasión mínima es la única manera y efectiva de poner fin a estas incómodas deformaciones. Ahora que sabes todos sus beneficios, no lo dudes y mejora tu calidad de vida y la de tus pies.