DESDE 1935


Pies en verano - Clínica Giménez

Ll√°manos

91 367 00 71

Cuida tus pies también en verano

Con la llegada del calor, adquiere a√ļn m√°s importancia el cuidado de tus pies, ya que la √©poca estival es muy delicada para esta zona del cuerpo. Sudor excesivo, ir descalzo continuamente en lugares p√ļblicos, utilizar calzado inadecuado y una higiene deficiente en ocasiones, son los motivos m√°s frecuentes de las molestias y problemas podol√≥gicos en verano. En algunos casos pueden llegar a ser graves, como las infecciones cut√°neas por hongos.

Adem√°s, a causa de la piel debilitada por el sol y el agua del mar o las piscinas, los pies se agrietan y con esto, se debe prestar mayor atenci√≥n, puesto que puede acabar en pie de atleta si no se cuida y puede afectarnos al resto del pie y u√Īas.

‚ÄúPara mantener los pies sanos tambi√©n en verano, os detallamos una serie de recomendaciones y consejos pr√°cticos para que tus pies luzcan perfectamente‚ÄĚ.

En primer lugar, en Clínica Giménez, recomendamos antes de cambiar de calzado, de uno cubierto en invierno, que en cierto modo protege los pies, a uno descubierto, como chanclas y sandalias, que visiten al podólogo. Este se encargará de detectar a tiempo posibles patologías que después se pueden agravar.

‚ÄúRecordar que, debe ser un pod√≥logo y no un esteticista el que realice estas tareas, ya que el experto pensar√° siempre en la salud de tus pies. Sobre todo en personas con pies diab√©ticos‚ÄĚ.

Un buen mantenimiento es esencial para cuidar tus pies también en verano.

¬† ¬† ¬† –¬†La importancia de elegir un buen calzado: c√≥modo, de material transpirable y suave, amplio y con una suela amortiguadora y flexible. Esto evitar√° de modo considerable la aparici√≥n de rozaduras y ampollas.
¬† ¬† ¬† –¬†Reservar el uso de chanclas o zapatillas de goma √ļnicamente en espacios h√ļmedos como piscinas, playa, duchas, ba√Īos p√ļblicos, y otros lugares comunes, para evitar infecciones por hongos y papilomavirus. Si lo usamos de forma rutinaria, provocar√° engarramiento de los dedos y dolor en la planta y el tobillo.
¬† ¬† ¬† –¬†Cuando usemos calzado cerrado que sea con calcetines finos, pues si no se aumenta la transpiraci√≥n del pie y el calor, la humedad y la oscuridad del calzado cerrado la piel lo debilitan, siendo este una puerta de entrada para los hongos y los virus.

¬† ¬† ¬† –¬†Higiene: secarnos bien los pies, prestando mayor atenci√≥n entre los dedos despu√©s de cada ducha con la toalla.

¬† ¬† ¬† –¬†Es recomendable usar tras el ba√Īo una piedra p√≥mez o lima una vez por semana, para prevenir la aparici√≥n de durezas y grietas, especialmente en los talones.

¬† ¬† ¬† –¬†Hidratar los pies diariamente con una crema emoliente indicada para el uso exclusivo de pies.

¬† ¬† ¬† –¬†Cortar las u√Īas rectas utilizando alicates, la herramienta adecuada para ello, y no tijeras.

¬† ¬† ¬† –¬†Para la sudoraci√≥n se puede optar por productos que regulan la transpiraci√≥n. Existen los desodorantes y los antitranspirantes que taponan en cierto grado los poros por los que sale el sudor, controlando as√≠ la humedad.
¬† ¬† ¬† –¬†No caminar descalzo en superficies calientes: evapora el sudor de los pies y la seca, generando la aparici√≥n de durezas.

¬† ¬† ¬† –¬†No compartir toallas ni calzado: si lo hacemos, puede suponer un riesgo frente a las infecciones f√ļngicas.

No olvides que el verano es una época ideal para darle aire a nuestros pies así que, déjales respirar pero siempre con un cuidado adecuado.