DESDE 1935


Cuidado de pies de ni√Īos.

Ll√°manos

91 367 00 71

Cuidados para pies de ni√Īos peque√Īos

El cuidado de nuestros pies, sobre todo a edades m√°s tempranas, supone una labor esencial para el buen desarrollo de nuestro cuerpo y de una parte que soportar√° a lo largo de nuestra vida el peso constante de nuestra persona. Tratar los pies con cuidado, utilizar calzado adecuado o el momento en el que cortarse las u√Īas son algunos de las recomendaciones que te ofrecemos desde Cl√≠nica de Podolog√≠a Gim√©nez √Āgrela para que puedas ejercer los cuidados necesarios para los pies de ni√Īos peque√Īos.

En primer lugar, al igual que hacemos con nuestras manos de forma habitual, nuestros pies también necesitan ser lavados a diario, con agua y jabón neutro, secando el espacio entre nuestros dedos con una toalla distinta al resto, de cara a evitar posibles contagios.

Despu√©s del lavado de pies o la ducha ser√° el mejor momento en el que tomar nuestro corta√ļ√Īas o tijeras y realizar el corte. Lo mejor es realizar cortes rectos, nunca arrancando parte
de la u√Īa y no compartir ni tijeras ni corta√ļ√Īas con otras personas, dado que se trata de un producto personal y cada persona debe tener el suyo.
Es importante que tengas varios zapatos y zapatillas apropiados para cada uso. Calzado para deporte y para el d√≠a a d√≠a, alternando y no utilizando la deportiva para uso diario, y, sobre todo, no compartas, a menos que quieras que tu probabilidad de contagiarte con hongos se dispare por las nubes. Adem√°s, es importante cambiarse de calcetines todos los d√≠as, aunque si est√°s en casa, puede caminar descalzo, siempre que se trate de un terreno controlado, siendo este tipo de pisada descalzo muy recomendable para el desarrollo del pie de los ni√Īos.

En ocasiones en el exterior, es importante llevar chanclas, y es que el suelo de la piscina es un caldo de cultivo de hongos para el pie de los ni√Īos. Adem√°s, a la hora de elegir su calzado, es importante comprar un calzado transpirable para actividades f√≠sicas, evitando zapatos de pl√°stico.

Por √ļltimo, vigila las durezas, zonas enrojecidas, ampollas o temperatura de los pies de tu hijo, si algo no anda bien, acude sin dudarlo al pod√≥logo.