• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Las zapatillas minimalistas para correr ¿Son realmente eficaces?

    Las zapatillas minimalistas y la técnica de carrera forman un binomio único para muchos deportista. Pero correr bien con un sol tipo de calzado es algo que resulta muy complicado. Este tipo de calzado no es el más adecuado en muchas ocasiones. Y aunque sí es recomendable para cierto tipo de entrenamientos, puede provocar varias lesiones si se usa de manera no adecuada.

    Tal y como se observa en un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte, un grupo de investigadores pregunto a 35 corredores, con calzado minimalista, si apoyaban de talón y antepié, los 35 respondieron que apoyaban de antepie. Una vez realizado el estudio y ser grabados por cámaras de alta velocidad sólo el 33% apoyaban realmente de antepié y el 77% contrario lo realizaba de talón.

    Este hecho nos indica que aunque llevemos zapatillas minimalistas o con un drop bajo, requiere de un aprendizaje igualmente y mejorar otros aspectos más importantes, como por ejemplo, la extensión de cadera, independientemente del tipo de zapatilla que utilice.

    El hecho de utilizar zapatillas minimalistas, no nos convierte en corredores de mediopie de forma automática y por tanto, según la literatura científica, si seguimos entrando de talón con zapatillas minimalistas, la fuerza vertical pueden ser hasta un 37% más altas que un calzado tradicional teniendo más probabilidad de sufrir una lesión.

    Una de las claves, para reducir las fuerzas de impacto es aterrizar debajo de nuestro centro de masas, y no por el hecho de calzar uno u otro tipo de zapatillas. Para conseguir disminuir las fuerzas de impacto podemos mejorar nuestra cadencia y así si, minimizar las fuerzas de reacción del suelo contra nuestro cuerpo. Las zapatillas son sólo una parte de la ecuación. La postura, la extensión de la cadera, la fuerza muscular, la activación muscular, la propiocepción, cadencia, etc. contribuyen a correr con una mejor biomecánica. No caigas en la trampa de pensar que un zapato específico curará todos tus problemas.