• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • mal olor en los pies, zapatos oliendo mal,
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • ¿Te huelen los pies? 8 consejos para quitar el olor de pies

    El mal olor de pies son un problema bastante común entre las personas. Esta patología es conocida en podología como podobromhidrosis. ¿Sabías que afecta al 20% de la población? ¿Eres tu una de las personas afectadas por el mal olor? No te preocupes, porque hoy en Clínica Giménez queremos ayudarte ofreciéndote unos prácticos consejos.

    Las causas más frecuentes de este problema pueden ser, la proliferación de bacterias en esta parte del cuerpo debido, generalmente, a un exceso de sudoración, aunque también puede venir motivado por una infección por hongos, sufrir trastornos metabólicos, utilizar un calzado elaborado con materiales sintéticos o ingerir determinados medicamentos, entre otros.

    Normalmente los pacientes se piensan que con el uso de desodorantes específicos para pies, antitraspirantes o algún  que otro remedio casero les va a solucionar el mal olor, pero desafortunadamente no es así.

    Lo mejor es acudir al podologo para que pueda diagnosticar de donde proviene la causa principal y a partir de ahí actuar. Los remedios para el mal olor de pies pueden ir, en función del origen, desde la administración de antibióticos o antifúngicos, la aplicación de tratamientos secantes en polvo o aerosol, la eliminación de la dieta de algunos alimentos o dejar de fumar, hasta, en casos de sudoración extrema, tratamientos físicos como la iontoforesis (introducción de iones de sustancias activas) o la cirugía.

    • Higiene máxima en los pies. Lavarlos diariamente con algún tipo de jabón desinfectante, secar muy bien los pies, sobre todo entre los dedos (que no solemos hacer).
    • Cambiar los calcetines todos los días (con mayor frecuencia si los pies sudan mucho como, por ejemplo, si se practica deporte). A se posible, utilizar calcetines que repelan la humedad de lana o de algodón y evitar los calcetines de nylon o las medias.
    • Dejar que las zapatillas o zapatos se aireen en la terraza, balcón o ventana de nuestra casa cada vez que lleguemos de la calle para evitar que sigan creciendo las bacterias.
    • Evitar el uso de zapatos demasiado apretados o que estén fabricados con materiales sintéticos y optar por el cuero, el lienzo o la malla que permiten que los pies respiren.
    • Retirar, airear y lavar periódicamente las plantillas de los zapatos. Cambiarlas una vez al mes como mínimo.
    • Utilizar aerosoles desinfectantes para dentro los zapatos ya que acabarán con las bacterias que causan el mal olor. Que no es lo mismo que desodorantes para pies.
    • En el caso de las personas que padezcan infección por hongos o bacterias es necesario aplicar un tratamiento antimicótico o antibacteriano prescrito por el podólogo. Mucho cuidado con la automedicación que hacen algunos paciente para tratar los hongos.
    • La hiperhidrosis (exceso de sudoración) es uno de los problemas claves en la mayoría de los casos, que pueden utilizar tratamientos secantes que contengan cloruro de aluminio.

    Siguiendo estos consejos, en la mayoría de nuestros pacientes les ha ido bien y han dejado de oler los pies, o en menor medida. Si aún así sigue con este problema un tanto vergonzoso, no dude en ponerse en contacto con nosotros. En Clínica Giménez te ayudamos a solucionarlo.