DESDE 1935


Causas y tratamiento para la sesamoiditis

Ll√°manos

91 367 00 71

Sesamoiditis, causas y tratamiento

Cuando hablamos de sesamoiditis, nos referimos a la inflamación del periostio que recubre los huesos sesamoideos, de ahí su nombre. Esta patología suele darse en el dedo gordo del pie o entre el dedo gordo y el segundo dedo.

La inflamación se produce a consecuencia de microtraumatismos repetidos favorecido por ciertos deportes y ejercicios, como también por el uso de un tacón demasiado alto o la existencia de pies cavos. Suele ser bastante frecuente en bailarinas, saltadores y en corredores de fondo.

La función de los huesos sesamoideos es la de absorber presiones, reducir la fricción o servir como almohadilla. En definitiva, es un punto de apoyo para que nuestro pie funcione de manera normal con dicha articulación, además de proteger al tendón y servir también de palanca.

Por esto mismo, estas lesiones son más propensas en un corredor profesional o atletas, ya que utilizan el apoyo medio del pie al aterrizar, recibiendo el primer impacto con la zona de los metatarsos o antepié y nunca con el talón, forzando el dedo gordo del pie con una gran movilidad.

Adem√°s, si a esto le a√Īadimos el tener un arco plantar demasiado elevado, o incluso un pie cavo, como hemos comentado anteriormente, suponen un riesgo que nos hace m√°s propenso a sufrir este tipo de patolog√≠a podol√≥gica, ya que gran parte del peso del cuerpo se asienta sobre los huesos sesamoideos.

Uno de los síntomas principales es el dolor agudo en la parte delantera del pie, a la altura de la articulación del dedo gordo. Este dolor se incrementa cuando caminamos o corremos y, por tanto, se inflama la zona lesionada haciendo imposible que movamos dicha articulación.

Es importante no continuar cargando la zona, ya que se puede agravar la situación produciéndose una lesión de tipo crónico. Una vez diagnosticada la sesamoiditis por un profesional, se debe reposar de manera adecuada, evitar caminar distancias demasiado largas y seguir el tratamiento recomendado por el podólogo a base de aplicación de frío con hielo, anti-inflamatorios y/o masajes. Se recomienda que, durante la lesión, evitemos el sobrepeso, utilicemos calzado bastante ancho y nunca con tacones.

En Clínica de Podología Giménez, nos preocupamos por la salud de tus pies.