DESDE 1935


Solución para uña encarnada - Clínica Giménez

Llámanos

91 367 00 71

Uña encarnada, ¿cómo evitarla?

Uña encarnada es el nombre más común de la patología de los pies llamada onicocriptosis y es uno de los problemas más frecuentes en las consultas de podología. Esto ocurre cuando el borde de la uña se adentra en la piel del dedo provocando dolor, enrojecimiento e inflamación.

Son diversas las circunstancias y las causas por la cual aparece la uña encarnada, como la utilización de un zapato mal ajustado o muy apretado o no cortar adecuadamente las uñas de los pies (dejando bordes redondeados o recortándolas demasiado). También son algunos los que arrancan las uñas en vez de cortarlas, o tienen las uñas deformadas a causa de aplastamiento por traumatismo o por tener la uña demasiado grande en comparación al tamaño de los dedos.

El dedo gordo es generalmente el más afectado, pero cualquier uña del pie puede resultar encarnada. ¿Cómo evitarlo?

– MantĂ©n una correcta higiene y revise que no haya curvaturas o picos en las uñas. Si las hubiera, cortarlas siempre de forma recta.

– Usar zapatos cĂłmodos, preferiblemente abiertos en verano y en deporte, que sean un poco más grandes que tu tamaño.

– Acudir al podĂłlogo para el cuidado y mantenimiento de los pies, ya que es la mejor opciĂłn para mantener los pies sanos y libres de uñas encarnadas y problemas similares.

Además, en el caso que tengamos dificultades físicas que no le permitan el cuidado de los pies, es importante que acuda regularmente a un profesional.

Si la dolencia de las uñas encarnadas fuese más grave, se optaría por operar para eliminarla por siempre y así dejaría de molestarte. Practicamos esta pequeña cirugía en la que se utiliza una pequeña cantidad de anestesia en la zona. La intervención consiste en un pequeño corte en la uña que está provocando el dolor eliminando la matriz de la uña para evitar su crecimiento en la zona problemática.

El cuidado de las uñas y de los pies es especialmente importante en las personas diabéticas, ya que existe el riesgo de sufrir una de las complicaciones más peligrosas del llamado pie diabético. Estas personas deberían someterse a exámenes periódicos de los pies ya que podrían acarrear complicaciones más graves.