DESDE 1935


Alivia tu dolor al utilizar plantillas adecuadas

Ll√°manos

91 367 00 71

¬ŅC√≥mo utilizar plantillas adecuadas a mis pies?

Hay muchas personas que acuden a la clínica porque sufren molestias en los pies, piernas, rodillas o tobillos ante la necesidad de utilizar recursos para maximizar su confort y amortiguar los impactos.

El mayor problema reside en que los pacientes aceptan erróneamente el dolor y el cansancio que sufren al final de día como si fuera algo normal cuando quizás deberían invertir en unas plantillas para la corrección de los pies y evitar el dolor. No hay duda de que una pisada suave puede ayudar a sentirte mejor.

Las plantillas que los expertos en podología recomiendan para corregir las posiciones incorrectas del pie están realizadas a medida para adaptarla mejor a cada pie, por tanto, no hay dos plantillas iguales porque no hay dos pies iguales. Es decir, si el paciente tiene el pie más ancho, tendrá una plantilla ancha, si de lo contrario tiene el pie más estrecho, su plantilla será más estrecha.

Antes de usarla es importarte recordar que debes hacerlo utilizando un calzado que se adapte al ancho de tu pie en condiciones. Es el caso de las personas con el pie m√°s plano, que suelen tenerlo m√°s ancho de lo normal. Por tanto, utilizar calzado que tengan cordones para sujetar mejor el pie.

Existe otra causa en los pies cavos, que suelen sufrir molestias en el empeine, ya que la posici√≥n del pie hace que esta zona roce con el calzado. En este caso, es bueno utilizar zapatos o zapatillas con ca√Īa alta.

Una de las preguntas frecuentes que suelen hacer en consulta, es si las plantillas que estoy usando son las correctas. Los profesionales siempre respondemos a ello que, si se observa que al colocar la plantilla dentro del calzado se hacen pliegues o arrugas y notamos que no se ajusta bien al zapato es que o el calzado no es el adecuado o hay que ajustar las plantillas.

Si observamos que las plantillas no se ajustan perfectamente, es importante que no las manipulemos nosotros mismos en casa para ajustarlas ni tampoco pegarlas. Se aconseja que cuando acudamos al profesional las llevemos para que sea él quien nos las pongan a medida, al igual que llevar el calzado que solemos utilizar a diario para que el podólogo nos confeccione las plantillas aptas al zapato.

‚ÄúLa plantilla es importante que siempre vaya pegada al contrafuerte del tal√≥n. Tan incorrecto para el tratamiento es que la plantilla quede grande como corta‚ÄĚ.

Hay otras veces que las plantillas hacen ruido, esto no significa que estén mal puestas, así que lo podemos solucionar aplicando un poco de polvos de talco.

También deberías tener en cuenta los siguientes consejos:

Las plantillas no son sólo para llevarlas en un tipo determinado de calzado, sirven para todos los usos.

Cuando compres zapatos acuérdate de llevar tus plantillas siempre para probar cómo entran en el nuevo calzado.

El contrafuerte adecuado nos complementa la función de la plantilla.

Adapta tu cuerpo gradualmente al uso de plantillas. Si eres corredor utilízalas los primeros días solo para caminar. Las plantillas necesitan una adaptación para evitar molestias por la corrección de los apoyos.

Para mantener tus plantillas en perfectas condiciones, no debes sumergirlas nunca en agua, ni secarlas con fuentes de calor directo. Se limpian con un pa√Īo h√ļmedo y se secan en la sombra. Airea despu√©s de cada utilizaci√≥n.

En  definitiva, hay que tener en cuenta que la plantilla es un tratamiento ortopédico que aunque el podólogo nos las adapte, somos nosotros quien debemos saber si realmente nos sujetan el pie y están siendo efectivas para corregir nuestros malos vicios en las pisadas. Después de un tiempo continuado con las plantillas, debemos acudir a revisiones periódicas para saber si necesitan ser renovadas, ya que su tiempo de vida depende de la utilización de cada paciente.