• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • Masajes que podemos hacernos nosotros mismos en los pies
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • Masajes que podemos hacernos nosotros mismos en los pies

    El equipo de profesionales de Clínica de Podología Giménez siempre recalcamos la importancia de cuidar la salud de nuestros pies bajo las recomendaciones de especialistas, pero, también somos conscientes de que todos los días no se puede acudir a un podólogo. ¡Nuestro trabajo sería de locos! Como hacemos hincapié en el hecho de cuidar nuestros pies día a día, al igual que hacemos con otras partes de nuestro cuerpo, queremos darte algunas pautas para puedas ser tu propio masajista, para realizar masajes caseros para los pies.

    Debemos complementarlos con otros tratamientos, pero los masajes son considerados como el mejor recurso para liberar nuestros pies de tensiones, para relajar nuestros pies, y lo mejor de todo es que puedes darlo a otra persona, o hacer un masaje para tus pies.

    Para empezar, debes meter en remojo los pies durante al menos 10 minutos. El agua debe estar tibia. Tus pies estarán completamente limpios y podrás disfrutar de un masaje mucho más placentero.

    Debes secar los pies con una toalla limpia, teniendo en cuenta que debes pasarla por las diferentes partes del pie.

    Pon aceite o crema de masajes en tus manos y frótalas para que el producto se caliente y sus propiedades sean más efectivas. Puedes empezar a masajear el pie acariciando la parte superior, realizando movimientos suaves desde los dedos de los pies hasta el tobillo, después haz lo mismo, pero en la planta. Podrás subir la intensidad del masaje, pero siempre de forma progresiva.

    Una vez que hayas realizado el movimiento de arriba abajo en un par de ocasiones, comienza a realizar movimientos circulares con la yema de los pulgares de las manos. Estos movimientos deben ir desde el empeine hacia abajo, recuerda regular la presión.

    Acto seguido, sujeta el pie con una mano, y con la otra haz que gire en las dos direcciones. Repite 4 veces en cada una de las direcciones y después con el puño de tu mano amasa el pie sin ejercer mucha presión. Para terminar, puedes hacer el mismo movimiento, pero por todo el pie y esta vez con las puntas de los dedos.

    Recuerda que al terminar el masaje debes eliminar los restos de crema o aceite que hayan quedado en el pie para que quede completamente limpio.
    Cuida tus pies. Cuida de la base de tu cuerpo y cuidarás de tu salud.