• DESDE 1935
  • Facebook Twitter Blog
  • Especialistas en Cirugía Ambulatoria del Pie mediante Técnicas de Última Generación


  • Ortonixia
  • Llámanos

    91 367 00 71

  • La ortonixia, el tratamiento alternativo para la uña encarnada

    La onicocriptosis comúnmente llamada como uña encarnada, es una afección bastante corriente que al principio puede parecer poco relevante, que si no se trata puede acarrear complicaciones mayores como la osteomielitis de la falange distal del dedo.

    Por ello, hoy queremos explicar en qué consiste la ortonixia, un tratamiento alternativo a la cirugía para tratar la uña encarnada.

    Esta consiste en la aplicación de un pequeño alambre o lengüeta plástica para corregir la curvatura de la uña y su posición para evitar que siga causando dolor al paciente. La técnica es parecida a la que usan los dentistas en la ortodoncia.

    Son tensores para educar y corregir la forma de la uña y así, evitar tener que llegar a operar los uñeros o uñas encarnadas. La aplicación de la pieza se realiza sin dolor alguno sintiendo un alivio inmediato.

    Está pensando para aquellos pacientes que cada cierto tiempo se le vuelven a clavar las uñas y no se les da una solución definitiva.

    Existen diferentes tipos de ortonixia dependiendo del material que se utilice para corregir la posición de la uña:

    – En un principio tenemos la ortonixia de hilo de acero elástico, que está formado por dos ganchos fijos en cada extremo de la uña, un anillo central y dos ramas. Cuanto más corta sea la rama más presión se le aplicará en los extremos. De esta forma se impide que los bordes de las uñas vuelvan a clavarse.

    – Existe otra técnica con hilos de titanio que se diferencia de la anterior por el enganche. A diferencia del acero elástico, esta queda sellado a la placa ungeal mediante un contacto de resina composite.

    – Otra posibilidad son las láminas ungueales, que tratan de una pequeña lengüeta elástica semirrígida que se pega en la uña. Esta lámina es la que hace la tarea de presión, para corregir la posición de la uña al poseer propiedades elásticas que ayudan a levantar y modificar la uña.

    Se trata de un tratamiento bastante conservador que no requiere de anestesia para la colocación de los hilos ni las láminas. Es muy recomendado en personas alérgicas, en aquellas que estén tomando algún medicamento o como también los diabéticos.

    Hay que señalar que la colocación de estos correctores no provoca ningún tipo de dolor, excepto en el lugar donde se aplica la presión que estará un poco inflamado.

    Se debe tener paciencia para empezar a ver los resultados ya que está demostrado que corrige, pero se debe mantener en un término medio de 12 a 18 meses, que es el tiempo que tarda en renovarse en su totalidad la placa ungueal.